Cuerpo, Alma y Espíritu


 

(Estudio Bíblico).

LA MUERTE

Eclesiastés 12:7  El cuerpo vuelve al polvo y el espíritu a Dios

Santiago 2:26 El espíritu se aparta del cuerpo

1 Reyes 17:20-22 El alma sale del cuerpo

2 Corintios 5:8 Dejamos de vivir en el cuerpo

Lucas 16:22,23 Si muere salvo los ángeles guían nuestra alma al paraíso

Lucas 16:22,23 Si muere condenado va al infierno

Filipenses 1:23 Si muere en Cristo se va con el Señor

Apocalipsis 6:9-11 Las almas de los mártires hablan y los visten de blanco

Marcos 16:16 Unos mueren salvos y otros mueren condenados

Apocalipsis 20:13 Los muertos que ahora están en el Infierno no salen hasta el Juicio Final, después del Juicio serán lanzados al Lago de Fuego.

Apocalipsis 20:15 Los muertos que no están en el Libro de la Vida pasan al Lago de Fuego por la Eternidad.

 

EN LA MUERTE SALES DEL CUERPO, CON SALVACIÓN O EN CONDENACIÓN

 

TENEMOS UN ALMA

Mateo 10:28 Tenemos cuerpo y alma

Lucas 16:22,23 Si muere salvo los ángeles guían nuestra alma al Paraíso, si muere condenado el alma va al Infierno.

Job 32:8 Hay un espíritu en el hombre

Zacarías 12:1 El hombre tiene un espíritu dentro de sí

Mateo 17:1-4 Moisés murió, pero su alma puede hablar, pensar, esta consciente.
1 Corintios 15:20,23 Jesús fue el primero en resucitar, es imposible que Moisés haya resucitado antes de Cristo. El alma de Moisés no esta inactiva.
Apocalipsis 6:9-11 La almas claman a Dios y se les contestan sus preguntas. No están inconscientes.

1 Corintios 2:11 El espíritu del hombre están en él.

1 Tesalonicenses 5:23 Tenemos alma, espíritu y cuerpo.

Génesis 1:26 Dios nos hizo a su semejanza, tenemos una triple personalidad al igual que Él. Hebreos 4:12 Tenemos alma y espíritu

Mateo 16:26 El alma es lo más importante.
El alma y el espíritu forman nuestra personalidad espiritual que está dentro del cuerpo de carne. En la muerte se sale del cuerpo y pasa a la eternidad al Paraíso o al Infierno.

LA CONDENACIÓN

Juan 3:18 El que no cree en Cristo ya esta condenado

Juan 3:19 Y esta es la condenación

Mateo 23:33 La condenación del infierno

Marcos 16:15,16 El que no creyere será condenado

Juan 5:28,29 Resurrección de condenación

CAER EN CONDENACIÓN

1 Timoteo 3:6 Caiga en la condenación del diablo

1 Timoteo 3:7 Caiga en descrédito y en lazo del diablo

Santiago 5:12 Para que no caigáis en condenación

1 Corintios 5:12 El que piense estar firme, mire que no caiga

Mateo 5:29,30 - Marcos 9:47 Si tu OJO te es ocasión de caer…

Mateo 18:8,9 Si tu mano o tú pie te es ocasión de caer…

Marcos 9:43-45 Si tu mano o tu pie te es ocasión de caer..

Hebreos 6:4-6 Cristiano que recae pone en peligro su salvación

Gálatas 5:4 De la gracia habéis caído

2 Pedro 1:10 Haciendo estas cosas, no caeréis jamás
2 Pedro 3:17 Caigáis de vuestra firmeza

MAYOR CONDENACIÓN - DOBLE CONDENACIÓN

Mateo 23:14 Recibir mayor condenación

Santiago 3:1 Recibiremos mayor condenación

Lucas 12:47,48 Recibirá doble condenación "Muchos azotes"

Lucas 20:47 Algunos recibirán mayor condenación

Marcos 12:40 Algunos recibirán mayor condenación

INFIERNO "LUGAR DE TORMENTO".

Lucas 16:28 Lugar de tormento

Lucas 12:4,5 Los pecadores después de la muerte van al Infierno

Mateo 22:13 Lugar de llanto y crujir de dientes

Mateo 23:33 Lugar de condenación - La condenación es en el Infierno.

Mateo 24:51 Lugar para los hipócritas

Mateo 25:30 Lugar para los que no llevan fruto

Mateo 25:41-46 Lugar de total ausencia de Dios para siempre

Lucas 16:19-31 Lugar donde habrá memoria y conciencia de lo pasado

Lucas 16:23 Si muere condenado va al Infierno

Lucas 16:24 Lugar de tormento y de sed

Lucas 16:24 Lugar de llamas y de fuego

Mateo 18:8,9 Lugar de fuego

Apocalipsis 14:10,11 Lugar de tormento y fuego

Apocalipsis 14:11 El tormento es día y noche, por los siglos de los Siglos, sin reposo. Lugar donde no hay descanso.

Job 38:19 Hay un lugar de luz y un lugar de tinieblas ¿Hacia cual vas tú?

Apocalipsis 20:13,14 Dará sus muertos para el Juicio Final.

 

HADES ES SIMPLEMENTE SINÓNIMO DE INFIERNO.

EL INFIERNO Y EL HADES SON UN MISMO LUGAR. AHÍ VAN TODOS LOS QUE MUEREN EN PECADO. LOS QUE DICEN QUE NO HAY INFIERNO SON MENTIROSOS.

 

 

LAGO DE FUEGO Y AZUFRE

"LUGAR DE TORMENTO"

Apocalipsis 21:8 Todos los pecadores van al Lago de Fuego

Apocalipsis 20:13 El infierno entrega los muertos al Juicio Final

Apocalipsis 20:14 El Infierno es un lugar distinto del Lago de Fuego

Apocalipsis 20:11-15 Las almas salen del Infierno al Juicio Final y después del Juicio van al Lago de Fuego.

Apocalipsis 20:14 El Infierno y el Lago de fuego son dos lugares distintos. La Biblia enseña que el Infierno será echado dentro del Lago de Fuego. Dos lugares distintos de tormento
Apocalipsis 20:15 El que no este en el libro de la vida va al Lago de Fuego 
Apocalipsis 19:20 La bestia el falso profeta será lanzados al Lago de Fuego 
Apocalipsis 20:10 El diablo será lanzado al lago de fuego

 

 

SI MUERE CONDENADO VA AL INFIERNO

DESPUÉS DEL JUICIO FINAL Y

LA RESURRECCIÓN DE CONDENACIÓN

VA AL LAGO DE FUEGO

 

EL INFIERNO y EL LAGO DE FUEGO

SON DOS LUGARES DISTINTOS DE TORMENTO Y FUEGO.

 

 

LA DOCTRINA DEL PURGATORIO ES ANTIBIBLICA

Efesios 2:8,9 La salvación no se compra pagando misas.

Mateo 7:13,14 Muchos van al Infierno, pocos se salvan

Mateo 25:41,46 El Castigo es por toda la Eternidad.

2 Corintios 6:2 Hoy es el día de Salvación.

Hebreos 3:13 Hoy es el día de Salvación.

Lucas 16:22,23 Unos mueren y van al Paraíso y otros van al Infierno. No existe el Purgatorio, No hay Purgatorio. 
Marcos 16:16 Unos mueren salvos y otros mueren condenados. Los condenados ya no se pueden salvar.

Lucas 16:19-31 Después de la muerte no hay posibilidad de arrepentimiento, solo en vida.

Apocalipsis 3:15,16 No hay una tercera oportunidad. Dios abomina al tibio, o eres frío o eres caliente.

CASTIGO ETERNO

2 Tesalonicenses 1:6-9 Eterna perdición

Mateo 25:46 Unos van al castigo eterno y otros a la vida eterna

Hebreos 10:29 Mayor castigo al que pisotea al Hijo de Dios

 

TORMENTO ETERNO

Apocalipsis 14:11 Tormento por los siglos de los siglos sin reposo

Apocalipsis 14:11 Tormento día y noche

Apocalipsis 20:10 Tormento día y noche por los siglos de los siglos

Lucas 16:24 Estoy atormentado en esta llama.

FUEGO ETERNO

Mateo 25:41 El diablo y sus ángeles irán al fuego eterno

Apocalipsis 14:10 Tormento en fuego 
Mateo 18:8 Ser echado al fuego eterno

Marcos 9:43-48 El fuego nunca se apaga

Hebreos 10:26,27 Horrendo hervor de fuego.

Según 1 Tesalonicenses 5:23, el hombre es una tri-unidad. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Dios hizo al hombre espíritu, alma y cuerpo para que funcionara integralmente como un ser humano completo. La diferencia principal entre las bestias y el hombre es que le hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26). Por tanto, el hombre es una personalidad, es creativo, y es eterno. Cuando el hombre no funciona integralmente en las tres dimensiones ya mencionadas, no está completo. Por lo tanto, no puede funcionar adecuadamente.

El espíritu es parte del hombre que se relaciona con Dios y con los asuntos espirituales. Antes de conocer al Señor como Salvador, el ser humano está muerto espiritualmente porque el pecado nos separa de Dios, (Efesios 2:1). El hombre goza de la comunión con Dios a través del espíritu. Cuando el ser humano no está en comunión con Dios, automáticamente esta muerto espiritualmente y por ende separado de Dios.

El alma es la parte del hombre que se relaciona con otros seres humanos. El hombre es consciente de sí mismo a través del alma. El alma se compone de la mente o intelecto, emociones (sentimientos), y la voluntad. El alma es la parte o dimensión psicológica. El espíritu y el alma son eternos.

El cuerpo es la parte del hombre que se relaciona con el mundo físico a través de los cinco sentidos. Por medio del cuerpo se expresa la personalidad del hombre. El cuerpo no es eterno y además es corruptible.

Hay algunos que creen que el hombre se compone de solo dos entidades, el alma y el cuerpo. Además dicen que el alma y el espíritu son una misma cosa, sin embargo, no niegan que existe un alma y un espíritu en el hombre, nada más intercambian el uso de los vocablos alma y espíritu para referirse a la misma cosa, la parte inmaterial del hombre. En el Antiguo Testamento los vocablos espíritu y alma a veces se usan intercambiablemente. Pero para afirmar que el hombre posee un espíritu, alma y cuerpo Hebreos 4:12 dice claramente que la Palabra de Dios penetra hasta la división del alma y del espíritu. Apocalipsis 6:9 y Hebreos 12:23 distinguen las dos dimensiones del alma y espíritu, y sus funciones. En Apocalipsis 6:9 se usa el vocablo alma en relación con los que mueren sobre la tierra por la causa del evangelio ante los hombres. En Hebreos 12:23 se usa el vocablo espíritu con relación a los que están delante de Dios. Por tanto y a la luz de lo que dice Pablo en 1 Tesalonicenses 5:23 acerca del ser humano, creemos que el hombre se compone de tres partes: espíritu, alma y cuerpo.

Al momento de la muerte el espíritu y el alma del hombre no dejan de existir puesto que el alma del hombre fue creada eterna, seguirá existiendo por toda la eternidad. Jesús dijo: Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar (Mateo 10:28)

La muerte no habla de separación. La persona sin Cristo está separada de Dios, por lo tanto está muerto espiritualmente en sus pecados, aunque siga funcionando como un ser humano (Efesios 2:1). La muerte física implica la separación del alma y del espíritu del cuerpo. El cuerpo vuelve a la tierra porque de ella fue tomado. Polvo es y al polvo volverá (Génesis 3:19, Job 34:15, Salmo 104:29). El espíritu y el alma vuelven a Dios que los dio, para determinar su destino (Eclesiastés 3:21, 12:7). Las almas de las persona que mueren sin Cristo seguirán separadas de Dios en el Hades, reservadas hasta el juicio final, y sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder 2 Tesalonicenses 1:9. Los que mueren en Cristo estarán ausentes del cuerpo, y presentes ante el Señor, esperando la resurrección 2 Corintios 5:8. Las almas y los cuerpos de todos los seres humanos se unirán en la resurrección. Todos los que han muerto resucitarán, uno para vida eterna y otros para condenación eterna (Daniel 12:2, Juan 5:28-29, Hechos 24:15). Los que mueren en Cristo, es decir lo que lo han recibido en su corazón como Salvador y Señor, tiene la esperanza y la confianza de resucitar con un cuerpo nuevo, transformado, incorruptible y glorificado como el del Señor (Romanos 15:51-52, 1 Juan 3:2) Así vivirán los creyentes con el Señor para siempre 1 Tesalonicenses 4:17.

 

Espiritu Alma y Cuerpo

Nuestro Señor Jesucristo, cuando El padeció en el huerto de Getsemaní vio a través de los siglos las divisiones que vendrían a su esposa, la Iglesia, y oro: Mas no ruego solamente por éstos, (sus discípulos), sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste. (Juan 17:20-21)

Todo cristiano que cree en la oración, debe seguramente tener fe que Dios contestara esa oración de su hijo. Pero ¿Cómo lo hará? Por todas partes vemos el cuerpo dividido en diferentes grupos, cada uno apoyado en una mezcla doctrinal de tradición y verdad.

Ha sido siempre el plan de satanás dejarnos tener solo la suficiente verdad para hacernos sentir como si estuviéramos agradando a Dios; y el diablo obra tenazmente para que los hombre arrastren consigo las tradiciones muertas de las organizaciones humanas. Si tenemos estas mezclas, nunca seremos verdaderamente libres. La escritura dice: “Y conoceréis la verdad y la verdad os libertara”. El está hablando de la verdad pura, esa verdad que está en la palabra de Dios sin contaminación de tradiciones de hombres.

Entonces tendremos que conocer la doctrina de la Biblia, porque en la Biblia Dios ha expresado su verdad. La Biblia es la única guía del cristiano. Sin embargo uno podría decir: “Pero hay tantas Interpretaciones de la Biblia” ¡Muy cierto! Pero la mayoría de ellas son Interpretaciones estrictamente Intelectuales de verdades espirituales. (2Pedro 1:20-21) dice: Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación; Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo.

Así pues podemos estar seguros que solo hay una Interpretación para la palabra de Dios y esta es la Interpretación del Espíritu Santo. Es esencial ser lleno del Espiritu de Dios para recibir luz y entendimiento. Por tanto, debemos ir a la Palabra de Dios sin prejuicios o tradición, lo cual tuerce nuestra visión, para dejarla hablar por sí misma. Ella dirá su propio testimonio. “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, (Poderosa y activa) y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (Hebreos 4:12)

Aquí entonces. Esta el secreto para entender la Biblia. Este es dejar que la Palabra de Dios divida elespíritu y el alma del hombre.

La mayoría de los cristianos, Incluyendo a los predicadores, no saben que el hombre es un ser trino: espíritu, alma y cuerpo. Cuando Dios hizo al hombre El dijo: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; (Génesis 1:26)

Las palabras de la Biblia, sin embargo, han sido usadas con tanto descuido que mucha gente ni si quiera se molesta en investigar lo que una palabra, que se predica puede significar. Es por eso que reina la confusión en la vida del pueblo de Dios.

Vemos que Pablo dijo: Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma ycuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. (1Tesalonisenses 5:23)

Veamos el significado de espíritu y alma en el original griego, en el cual fue escrito en el nuevo testamento. Primero la palabra espíritu. La palabra griega para espíritu es pneuma, que significaviento. El espíritu es la parte eterna del hombre. Cuando nuestro Señor murió en la cruz; El dijo:Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, espiró. (Lucas 23:46)

Esteban, el primer martí, murió diciendo: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

(Hechos 7:59)

Mas os habéis llegado al monte de Sión, y á la ciudad del Dios vivo, Jerusalem la celestial, y á la compañía de muchos millares de ángeles, Y á la congregación de los primogénitos que están alistados en los cielos, y á Dios el Juez de todos, y á los espíritus de los justos hechos perfectos,(Hebreos 12:22-23)

Veamos ahora la palabra alma, esta es psuche, que significa alma o vida. Se traduce tanto almacomo vida en la mayoría de las traducciones. Por ejemplo, en (Marcos 8:34-37), un pasaje muy familiar que habla de perder uno su vida para salvarla, Jesús pregunta que daría el hombre a cambio de su alma. La palabra griega psuche, se usa aquí cuatro veces. Se traduce vida y alma dos veces cada una. El alma, pues, es el ego del hombre, su vida o personalidad.

Al estudiar debemos mostrarnos aprobados a Dios, como obreros que traza bien la palabra de verdad. Procura con diligencia presentarte á Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.

(2Ti 2:15), observamos que la función del alma se divide en tres partes: emociones, intelecto, y voluntad.

Respecto a las emociones, Cristo habla del gozo y dolor:

De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará: empero aunque vosotros estaréis tristes, vuestra tristeza se tornará en gozo. La mujer cuando pare, tiene dolor, porque es venida su hora; mas después que ha parido un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También, pues, vosotros ahora ciertamente tenéis tristeza; mas otra vez os veré, y se gozará vuestro corazón, y nadie quitará de vosotros vuestro gozo. (Juan 16:20-22)

Acerca del Intelecto, se nos ha dicho que el hombre que halla la sabiduría y obtiene la inteligencia es bienaventurado (Proverbios 3:13)

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada. (Santiago 1:5)

La voluntad se muestra cuando leemos:” Moisés” Escogiendo antes ser afligido con el pueblo de Dios, que gozar de comodidades temporales de pecado.

(Hebreos 11:25)

El corazón es simplemente “aquel que nos motiva”. El corazón revela nuestro sentido de prioridad. La Biblia enseña que el corazón mana la vida (Mateo 1516-20)

Para ayudarnos a entender estas grandes verdades, Dios maravillosamente proveyó un cuadro del espíritu, alma y cuerpo con el tabernáculo en el desierto. El tabernáculo enseña muchas verdades del espíritu, alma y cuerpo. Para refrescar la mente del lector, aquí está un pequeño cuadro del tabernáculo.

Descripción: http://cristo.piedraprincipal.com/images/stories/imagen.JPG


 

Probablemente estás diciendo: ¿Que significa todo esto qué importancia tiene para mí? Si tú has leído, alguna vez, algo de la palabra de Dios te habrás dado cuenta que la Biblia parece contradecirse en muchas lugares. Sabemos que Dios no es el autor de confusión y que no escribirá un libro que causaría un conflicto en la mente y el corazón de un creyente. La respuesta está en trazar correctamente la palabra. El Señor está moviendo por su Espiritu para mostraros la verdad en estos últimos días para que podamos ser uno.

Si miras el Tabernáculo desde arriba y la cubierta fuera quitada, obtendrías una descripción más clara. El lugar Santísimo, que es una figura del Espiritu santo, era el lugar donde la gloria de Dios reposaba. No había nada en el lugar Santísimo, excepto el Arca del Pacto cubierta por el propiciatorio, (“A” en el cuadro). Una vez al año, el Sumo sacerdote entraba al lugar Santísimo con la sangre de un cordero.

Cuando el rociaba la sangre sobre el propiciatorio, la voz de la sangre clamaba “Misericordia, Misericordia”. Los pecados del pueblo eran perdonados por la sangre del cordero administrada por el sumo sacerdote. Esto es un cuadro perfecto de lo que sucede en la salvación, o mejor aún, usemos el término Justificación. Romanos dice: Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. (Romanos 5:9). La presencia de Dios está dentro del espíritu recreado del hombre y se convierte en el lugar santísimo de Dios: Si tu eres cristiano, cuando tu creíste, el sumo sacerdote Quien es Jesucristo entro en tu espíritu y roció la sangre del cordero de Dios.

Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec. (Hebreos 6:20)

Jesucristo no es más un sacrificio sangrante. El ha muerto una vez por todos y ahora es sumo sacerdote. El aplica la sangre del calvario al espíritu del pecador. No hay nada que uno pueda añadir o quitar de la presencia de Dios. Tampoco nadie puede entrar al lugar Santísimo (espíritu). Si cualquier otro trata de entrar a este lugar, que no fuera el Sumo Sacerdote, hubiera sido muerto. La obra en el espíritu del hombre es hecha por el Sumo Sacerdote de Dios. Jesucristo, aplicando la sangre del cordero.

Mira nuevamente el tabernáculo mientras vamos al lugar santo, o la vida del Alma del cristiano. Aquí también está el ministerio del Espiritu Santo en santificación, o haciendo santa la vida consciente del cristiano.

En el lugar santo, o vida del alma del creyente, contemplamos, una obra continua de santificación. La mesa de los panes de la proposición (B) es un cuadro de la Palabra de Dios. Jesús dijo: “Yo soy el pan de vida…”y”… las palabras que yo os he hablado, son espíritu y son vida”. Aquí está el cuadro del creyente comiendo la palabra. Pan fresco debe haber sobre la Mesa. Si se hace mohoso no es adecuado. Así que el estudio de la Biblia del día de ayer y su meditación, no sirve para hoy; debemos continuamente participar del pan de Dios para ser cristianos saludablemente fuertes. Muchos cristianos se están muriendo de hambre por no ser obedientes a esta verdad.

El altar del incienso (“C”) es un cuadro de la oración y purificación. El incienso tenía que ser renovado sin intermisión y el fuego mantenerse ardiendo. El fuego no se debía apagar. La oración del día de ayer no sirve para hoy. Pablo dijo: Orad sin cesar. (1Tesalonisenses 5:17), Dios quiere que constantemente haya oración en nuestra vida del alma. Si la unción del fuego y el incienso de la oración se han ido de la vida del cristiano, el probablemente se ha apartado.

También la mesa, el altar del incienso y el candelero son un cuadro del intelecto, voluntad y emociones del alma respectivamente.

El candelero (“D”) con sus brazos enseña muchas grandes verdades de santificación. Jesús dijo:Estad en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano (brazos) no puede llevar fruto de sí mismo, si no estuviere en la vid; así ni vosotros, si no estuviereis en mí. (Juan 15:4)

Esta es la vida del caminar en Cristo. Los brazos del candelero tenían que tener aceite fresco en la mañana y en la noche. Esto es a lo que Pablo se refiere cuando dice: “…Mas sed llenos de Espiritu” (Efesios 5:18). El aceite provee el combustible para dar luz a la vida del alma. El candelero daba su luz día y noche. Si la luz no estaba en el lugar santo el pueblo de Israel se habría revelado, porque ellos no hubieran sido obedientes a los mandamientos de Dios en la ley de Moisés. La ira de Dios hubiera estado sobre su pecado hasta que ellos se hubieran arrepentido de él. Así para muchos cristianos que no tienen el aceite del Espiritu de Dios en sus vidas. Su luz se ha apagado. Aquí vemos un cuadro de la vida del alma. Aquí está la vida de recompensa y castigo, obediencia y desobediencia. Este es el estado de comunión. Este es el caminar del creyente. El Espiritu tiene que ver con la posición eterna del creyente en Cristo.

Una inferencia lógica muestra que la palabra espíritu, como la palabra carne, pueden ser utilizadas en una de dos maneras básicas. Carne se usa en (1Corintios 5:5) por ejemplo, para referirse al cuerpo, pero en (2Corintios 7:1) se refiere a la “vida del yo”. Del mismo modo la palabra espíritu, también vista en cada uno de los versículos anteriores, se usa en sentido personal de nuestro espíritu literalmente, y en segundo lugar, en sentido figurado como “actitud”. Una comparación en oración de verso a verso y de cosas espirituales con cosas espirituales determinara el contexto.

Con estos antecedentes vemos claramente como la palabra de Dios divide entre el espiritu y el alma. La Biblia menciona: Cualquiera que es nacido de Dios, no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

(1Juan 3:9). Pero también dice: Si dijéremos que no tenemos pecado, nos engañamos á nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. Si dijéremos que no hemos pecado, lo hacemos á él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. (1Jn 1:8-10)

Su simiente es la vida de Cristo en el interior. Somos perfectos en nuestro espiritu pero imperfectos en nuestra alma. Estas escrituras están en contra dicción directa a menos que uno entienda el espiritu y el alma. Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: No por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9). Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; (Filipenses 2:12)

Hemos visto como la obra del Sumo Sacerdote por su sangre es toda gracia y misericordia. También hemos visto como nosotros como cristianos estamos cuidando nuestra propia salvación con temor y temblor. Sabemos que la ira de Dios está sobre todo pecado y buscamos conservar pura la vida del alma, mas nuestra posición eterna en Cristo es segura por la sangre del cordero.

“Y en él estáis cumplidos, el cual es la cabeza de todo principado y potestad:

(Colosenses 2:10) Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. (Mateo 5:48).

Un texto dice que estamos completos o perfectos, u el otro dice que seamos completos o perfectos. Todos nosotros sabemos que no hay nada que podamos añadir a algo que es perfecto (el espiritu), pero las imperfecciones de la vida del alma deben ser perfectas por la obra diaria de santificación del Espiritu Santo y la obediencia del creyente.

DE cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles; tanto que alguno tenga la mujer de su padre. Y vosotros estáis hinchados, y no más bien tuvisteis duelo, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que hizo tal obra. Y ciertamente, como ausente con el cuerpo, mas presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que esto así ha cometido: En el nombre del Señor nuestro Jesucristo, juntados vosotros y mi espíritu, con la facultad de nuestro Señor Jesucristo, El tal sea entregado á Satanás para muerte de la carne, porque el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. (1Corintios 5:1-5). El espiritu Santo considero adecuado registrar este incidente en Corinto. Podríamos pensar que nada hay más impío que este pecado. Pablo menciona que este hombre debe ser entregado en la mano de satanás para destrucción de la carne para que su espiritu puede ser salvo en le día de Jesucristo. Pero veamos en (Santiago 5:19-20) que afirma: Hermanos, si alguno de entre vosotros ha errado de la verdad, y alguno le convirtiere, Sepa que el que hubiere hecho convertir al pecador del error de su camino, salvará un alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados. Nota que él está hablando a cristianos cuando establece: “Si alguno de entre vosotros ha herrado de la verdad” el que le convirtiere salvara su alma de la muerte. El uso de la palabra muerte aquí es igual al utilizado por Pablo cuando habla en (Romanos 7:9) Así que, yo sin la ley vivía por algún tiempo: mas venido el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí. Pablo no estaba muerto físicamente, mas él estaba muerto a la justicia de Dios. Porque la intención de la carne es muerte; mas la intención del espíritu, vida y paz: (Romanos 8:6)

Sabemos que la salvación no descansa en la condición de nuestra mente, sin embargo, lo anterior quiere decir que morimos a la justicia de Dios y que la luz se ha apagado en el alma o lugar santo.

Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre á los santificados.

(Hebreos 10:14)

¿Qué puede uno añadir a lo que es perfecto para siempre? Sin embargo (2Corintios 3:17-18) dice:Porque el Señor es el Espíritu; y donde hay el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando á cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma semejanza, como por el Espíritu del Señor.

Aquí habla de ser transformado a la imagen del Señor por el Espiritu Santo que es de gloria en gloria de una experiencia de santificación a otra. (Hebreos 10:10-14) habla de la ofrenda del Señor Jesús (espiritu). Pero (2Corintios 3:17-18), del ministerio del Espiritu Santo (alma)

En (1Corintios 3:10-15) leemos: Conforme á la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima: empero cada uno vea cómo sobreedifica.

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca; La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno fuere quemada, será perdida: él empero será salvo, mas así como por fuego.

Este fundamento esta puesto y cada creyente tiene la misma posición en Cristo (espiritu). Empero cada uno vea como sobreedifica (alma). Toda escoria será quemada y Pablo dice que el oro, la plata y las piedras preciosas recibirán una recompensa. La madera, heno y hojarasca serán abrazados y el creyente que tiene estos materiales en su fundamento será salvo, “aunque así como por fuego”. No habrá recompensa para él, pero su espiritu, o el fundamento, será salvo porque ha sido “perfeccionado para siempre”.

Ciertamente Dios contestara la oración de su Hijo. El trazar bien y entender su Santa Palabra sacara a la iglesia de su caos, y al cristiano individual a la libertad. El correcto entendimiento del espiritu, alma y cuerpo unificara a la iglesia en la doctrina.

Hemos sido hechos como El en nuestro espiritu: En esto es perfecto el amor con nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. (1Juan 4:17). Estamos siendo hechos como El en nuestra alma: Y cualquiera que tiene esta esperanza en él, se purifica, como él también es limpio. (1Juan 3:3). Y Seremos como Elen nuestro cuerpo “Muy amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él apareciere, seremos semejantes á él, porque le veremos como él es. (1Juan 3:2)

Esto es como una foto. La cámara se enfoca hacia la persona, se dispara y el negativo completo queda en la cámara. Cuando enfocamos a Cristo para salvación, en vez de una iglesia, El viene a nuestro espiritu. En nuestro espiritu esta Cristo perfecto. Entonces la foto misma se coloca en un cuarto oscuro. Nuestra alma es puesta en el cuarto oscuro de este mundo, y tanto como ella se someta a los líquidos de la gracia de Dios a través del proceso de santificación, se hará semejante a Él. Entonces, un, día, Cristo vendrá y nos pondrá un marco, en un cuerpo glorificado.

El cual nos libro de tanta muerte (Cristo en la cruz nos salvo de la pena (castigo) eterna por el pecado) y nos libra (Cristo en el trono nos está salvando del poder del pecado); en el cual esperamos que aun nos librara” (Cristo en el aire nos salvara de la presencia del pecado) El cual nos libró y libra de tanta muerte; en el cual esperamos que aun nos librará; (2Corintios 1:10)

En JUSTIFICACION Dios nos declara Justos. En SANTIFICACION, El nos hace justos. En GLORIFICACION, El revela esta Justicia


 

Según la Biblia, el ser humano es tripartito. Se divide en cuerpo, alma y espíritu.

El cuerpo es la parte fisiológica del ser humano. Porque tenemos cuerpo comemos, bebemos, dormimos, corremos, descansamos, etc.

El alma es la parte sicológica del ser humano. Las emociones, la voluntad, el intelecto. El alma distingue al ser humano de los demás seres existentes sobre la tierra. Además, el alma destaca a cada ser humano como un ser único y diferente en su género.

Yo tengo mi propia personalidad, y la suya es diferente a la mía.

El espíritu es la parte de nuestro ser por medio de la cual podemos comunicarnos con Dios y entablar una amistad personal con El. Dice la Biblia en Génesis capítulo 1 que “Dios creó al hombre a su imagen y semejanza”, eso significa que también nos hizo espíritu, para poder comunicarnos con El.

Una persona es cristiana, cuando Dios mora en el espíritu de esa persona. La Biblia señala en Ia. Corintios capítulo 6: “El que se une con el Señor, un espíritu es con El”.

El alma, el cuerpo y el espíritu están íntimamente ligados entre sí y es imposible separarlos. Cuando una persona muere, el alma y el espíritu se separan de su cuerpo para ir a donde Dios haya determinado.

En relación al espíritu, dice la Biblia en Ia. Corintios capítulo 2:

“¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre sino el espíritu del hombre que está con él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios sino el Espíritu de Dios.

Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que proviene de Dios para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu Santo, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Porque el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie”.

Notemos entonces, que el espíritu es aquella faceta de nuestro ser que nos capacita para percibir y conocer las cosas que son de Dios.

¿Conoce usted a Dios? ¿Ha entablado ya una amistad personal con El?

Si aún no lo ha hecho, éste es el momento. Reciba a Cristo por la fe, y deje que El dé vida a su espíritu en la persona del Espíritu de Dios.